La decisión de celebrar… ¡con todo!

Festejos pequeños pero con la compañía de los seres más cercanos y del círculo íntimo.

La pandemia llegó y nos vimos forzados a modificar gran parte de nuestras prácticas cotidianas y nuestros rituales, en pos de conservar nuestra salud y la de nuestro entorno. Frente a esta nueva realidad y ansiosos por que no pase desapercibido “ese evento”, ese momento que hemos soñado desde hace tiempo, se imponen las pequeñas celebraciones familiares, las micro bodas y las “elopement weddings”.

Con todas las precauciones y con todos – pero todos- los detalles con que soñamos nuestro reencuentro, estas celebraciones formarán parte obligada de nuestro fin de año. Cumples de quince postergados, casamientos casi cancelados, cumpleaños y aniversarios, más las fiestas de Navidad y Fin de año, nos invitan a pensar en que es posible celebrar, respetando los protocolos, la vida misma, el encuentro, y dejar atrás todas las complicaciones y tristezas del 2020 que se está yendo.

Por este motivo, hemos estado recibiendo y seguimos agendado todos los asesoramientos de estilo y en telas que teníamos desde inicio de año… Diseñadores y modistas vuelven a la carga con clientes soñadores, y nuestro staff los esperan con nuestras #telasdivinas de moda urbana, Fiesta y Novias.

Ahora bien, ¿qué marcan las tendencias? Sobriedad mediante, la propuesta es animarse a llevar ese equipo o outfit que habíamos soñado para ese momento, y hacerlo realidad. Lo novedoso de estas nuevas corrientes es la incorporación de telas, tipologías y estilos urbanos en la moda de Fiesta y Novias, y viceversa. Es un “vale todo”, que no escatima en sofisticación y en las ganas enormes de celebrar y aunque seamos pocos… ¡marque la diferencia!

Blancos impolutos en guipures, broderies y encajes; lisos y estampas en trajes monocromo de linos (blazer y pantalón; chaleco y short; top y faldas; entre otros); brillos en tules bordados, paillettes y Jerseys con paillettes. Colores pasteles y